Tráfico humano: La nueva forma de esclavitud

Tráfico humano: La nueva forma de esclavitud

Este artículo también está disponible en Inglés

Human Trafficking: The New Slavery

Tráfico humano: La nueva forma de esclavitud

 A pesar del hecho de que la esclavitud es ilegal en todos los países excepto Corea del Norte y Myanmar (Burma), aproximadamente 27 millones de personas son esclavizadas alrededor del mundo. Puesto en perspectiva, este número representa más del doble del número de africanos sacados de su patria durante la época entera del comercio transatlántico de eslavos.

Aunque los esclavos de hoy en día no son comprados y vendidos en subastas públicas y sus propietarios no pueden tener títulos de propiedad legal sobre ellos, este tecnicismo ofrece poco consuelo para las personas que están tan atrapadas, controladas, explotadas y brutalizadas como los esclavos descritos en los libros de historia de los Estados Unidos. De hecho, en algunas maneras los esclavos de hoy en día están en una situación peor que los esclavos de antes de la Guerra Civil. En los siglos XVIII y XIX, los esclavos constituían una inversión económica considerable. En 1850, un esclavo típico para trabajar en la agricultura en Alabama era vendido entre $1,000 a $1,800 –cantidad equivalente a entre $50,000 y $100,000 en moneda actual.

En contraste, esclavos que trabajan para pagar su deuda en la India hoy en día son contratados con pequeños (menos de $50 dólares) préstamos agiotistas que generan enormes ganancias anuales para los esclavistas. En palabras de Kevin Bales, los esclavos de hoy en día son “gente desechable”. Cuando se enferman, sufren lesiones o son incapacitados, son literalmente desechados como si fueran basura y reemplazados con un número ilimitado de nuevos cautivos. En términos contemporáneos, la esclavitud puede ser definida como la retención de gente en contra de su voluntad con el propósito de explotar su trabajo. Los esclavos de hoy en día no se mantienen cautivos por el poder de la ley, sino por el crudo ejercicio del poder y la violencia.