Formas contemporáneas de tráfico humano y esclavitud

Formas contemporáneas de tráfico humano y esclavitud

Este artículo también está disponible en Inglés

Formas contemporáneas de tráfico humano y esclavitud

Trabajo bajo régimen de servidumbre

La forma más común de esclavitud hoy en día ocurre cuando la gente es forzada a trabajar para pagar préstamos o dinero dado por anticipado. Generalmente, estos préstamos son de $50 dólares o menos, a lo que se suman tasas de interés extremadamente altas, de modo que el que pide prestado queda perpetuamente endeudado con el prestamistas. Alrededor del mundo, 20 millones de personas trabajan para pagar su deuda, principalmente en la India, Pakistán, Nepal, Brasil y el Caribe.

Trabajo forzado

El trabajo forzado ocurre cuando las personas son ilegalmente reclutadas por el gobierno, partidos políticos o individuos y son forzados a trabajar bajo amenaza de violencia. Miles de niños a través del mundo son forzados a trabajar bajo condiciones peligrosas o de explotación. Muchos son inhumanamente obligados a hacer trabajo físico, mientras muchos otros son comprados o raptados para ser explotados en prostitución y pornografía. Cientos de miles de mujeres son compradas, raptadas o atraídas con falsas promesas y después traficadas para hacer trabajo doméstico y manual, o para ser objeto de explotación sexual. En algunas culturas, las mujeres y jovencitas son forzadas a contraer matrimonio en el cual cumplen una función de esclavas.

Esclavitud privada

Finalmente, la esclavitud privada continúa hoy en día en la medida que la gente es comprada y vendida para proveer algún servicio; esto se hace en violación directa de las leyes actuales. La esclavitud privada es más común en el Este del África, particularmente en Mauritania, donde las personas son secuestradas de sus villas y vendidas localmente como esclavas.

Estas categorías no son mutuamente exclusivas y frecuentemente coexisten. Se hacen contratos para la esclavitud privada a fin de ocultar que se trata de una forma de esclavitud. Las jovencitas pueden verse atrapadas en la prostitución cuando son obligadas a pagar deudas, y en algunos casos tienen contratos en los que se especifican sus obligaciones. El común denominador de todos los tipos de esclavitud es la violencia. La esclavitud en todas sus formas depende de la violencia para mantener a los esclavos sometidos. Para algunos, la violencia se traduce en amenazas, mientras que para otros, estas amenazas se convierten en terribles abusos.

La esclavitud moderna es comúnmente usada para el trabajo simple, que no requiere de tecnología, muy comúnmente en áreas agrícolas, pero también en la fabricación de ladrillo, minería, canteras, piedras preciosas, joyería, ropa y hechura de alfombras, servicio doméstico, prostitución, y pornografía. Los esclavos son forzados también a trabajar en bosques, a sacar carbón y trabajar en talleres.

El producto del trabajo de los esclavos llega a todos los lugares del mundo. Las grandes corporaciones internacionales, que a veces actúan en ignorancia a través de subsidiarias en países en desarrollo, aprovechan el trabajo de los esclavos para mejorar el resultado final y aumentar los dividendos de los accionistas. Las alfombras, fuegos artificiales, joyas, productos de metal, así como granos, azúcar, y otros productos agrícolas cosechados por esclavos son importados directamente a Norteamérica y Europa.

El valor que los esclavos tienen para sus dueños no se encuentra tanto en los productos y artesanías que hacen, sino meramente en la cantidad de trabajo que son forzados a hacer. Algunos esclavos son forzados a dormir junto a hornos para cocer ladrillo, mientras otros son encadenados a mesas de trabajo. Para los esclavos alrededor del mundo, estar despierto significa estar trabajando para su amo.

Una de las explicaciones típicas que algunas corporaciones multinacionales dan para cerrar fábricas en países desarrollados y abrirlas en países en desarrollo es la disminución en costos de mano de obra. Ya sea que las corporaciones se den cuenta o no, la esclavitud constituye una parte significativa de estos ahorros.

El motor de la esclavitud moderna es, de tal modo, la economía, más que a la raza o la etnicidad. La pregunta ya no es: “¿son del color correcto para hacerlos esclavos?”, sino mas bien, “¿son lo suficientemente vulnerables para hacerlos esclavos?”. Los esclavos en ciertas áreas tienden a provenir del grupo étnico minoritario en su trasfondo, pero la razón principal de su esclavización es simplemente que su pobreza y su falta de poder los ha hecho presa fácil de quienes son poderosos y lo suficientemente despiadados para convertirlos en esclavos.

 

 

SIMILAR ARTICLES